Pacientes con Ictus

NEUROREHABILITACIÓN VIRTUAL

Dr. José Javier Hernández Martínez

ICTUS

 

• Supone la tercera causa de muerte en el mundo occidental, con una tasa en crecimiento por el envejecimiento de la población actual.

 

Primera causa de discapacidad física en personas adultas y se estima un factor importante de demencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ ES LA RECUPERACIÓN ESPONTÁNEA?

 

Consideramos que la severidad del déficit inicial es inversamente proporcional al pronóstico de recuperación. La mayor parte de la recuperación espontánea ocurre durante los primeros 3-6 meses después del ictus y consideramos fase de seuela a partir del 1 año. El curso de la recuperación sufre una aceleración negativa en función del tiempo, y ello actúa como un factor pronóstico.

 

• Procesos locales de recuperación: recuperación temprana.

 

– Resolución del edema local (hasta un máximo de 8 semanas). 


– Reperfusión de la zona de penumbra. 


- Recuperación de la diasquisis (depresión de funciones neuronales conectadas a un área lesionada).

 


• Reorganización del SNC / neuroplasticidad: recuperación tardía. 


 

– Sinaptogénesisydesarrollodeconexionesfuncionalesperilesionales. 


– La reorganización es dependiente no sólo de la localización de la lesión, 
sino también del entorno y en localizaciones remotas que tienen conexiones estructurales con el área de la lesión. 


 

EVALUACIÓN INICIAL:

 

Toda persona que ha sufrido un ictus debería ser valorada para determinar la gravedad del accidente cerebrovascular y las necesidades de rehabilitación.

 

EVALUACIÓN PERIÓDICA:

 

En los resultados del programa rehabilitador hay que tener en cuenta, además de la limitación de la actividad o discapacidad, el destino al alta y la calidad de vida. 


 

Hay que utilizar escalas objetivas y validadas para identificar los objetivos, planificar el tratamiento y evaluar los resultados. 


 

Las escalas de limitación de la actividad con mayor validez, fiabilidad y consenso en la rehabilitación del ictus son el índice de Barthel y la medida de independencia funcional (FIM). Además de escalas globales de resultados es recomendable utilizar medidas de resultado que incluyan actividades de la vida diaria (AVD) instrumentadas y movilidad avanzada (marcha, equilibrio, etc.). 


 

Para medir la limitación de la actividad post-ictus se recomienda la utilización del índice de Barthel y el componente motor del FIM. 


Se recomienda evaluar el resultado final del tratamiento rehabilitador a los 6 meses post-ictus. 


 

 

 

Para poder valorar correctamente un paciente con ictus se precisará el informe clínico de ALTA y debemos saber que el período máximo que se recomienda de neurorehabilitación es de un año, por lo que pacientes que hayan sufrido un ictus hace más de un año, estan en fase de secuela y no deberían emplear terapía física, pero si podemos trabajar sobre la función cognitiva.